Crampones SemiAutomáticos

Los crampones fueron diseñados para ayudar a los escaladores que van a hacer montañismo en los glaciares. Asimismo se hicieron con la idea hacer escaladas en el hielo vertical. Durante décadas, los crampones se hicieron más especializados y fueron desarrollados para proporcionar un mejor apoyo con nuevos aditamentos como las puntas al frente lo que permite obtener a una mejor tracción para ascender mucho más fácil sobre el hielo peligroso. Los crampones semiautomaticos se han convertido en un diseño muy popular en los últimos años.

Este tipo de crampón cuenta con un par de correas. Es ideal por qué lo puedes utilizar con cualquier tipo de zapato o bota que poseas teniendo en consideración que debes asegurarte de que la barra central tenga compatibilidad con la flexibilidad del zapato o bota. Es posible que tengas que esperar un poco más de tiempo al colocártelos pero su versatilidad los hace muy ideales a la hora de salir de excursión a la montaña.

Características de los crampones semiautomáticos

Se refiere al tipo de fijación entre el crampón y el calzado que usa el montañista. Estos fueron diseñados para un ajuste seguro en la botas semirrigidas. El sistema de correa universal utiliza un talón y la punta un arnés termoplástico para poder envolverse alrededor de casi cualquier tipo de bota y se sujeta mediante correas.

Esto arneses de punta de plástico sustituyen las viejas cinchas de nylon qué se usaban tradicionalmente. Los crampones semiautomáticos están diseñados especialmente para el senderismo y el alpinismo clásico dónde se pueden utilizar botas no rígidas. Este sistema no es adecuado en otro tipo de situaciones más complicadas.

Problemas con los crampones

El mayor problema con los crampones, incluidos los crampones semiautomáticos, es lo que sucede cuando hay temperaturas que están muy por debajo del punto de congelación ya que la nieve acumulada produce un efecto de calambre en la suela. Esta acumulación de nieve reduce la capacidad de los crampones para penetrar en una superficie helada, incluso hasta el extremo de eliminar cualquier tipo de tracción o penetración en la profundidad del hielo en relación con la suela de la bota.

Cuando se va a la alta montaña a escalar glaciares se deben tomar todas las medidas de seguridad disponibles y no se debe dejar ningún cabo suelto o detalle al azar. Siempre debes revisar tus crampones semiautomáticos.