Tipos de crampones

Algunos de los criterios a seguir a la hora de elegir los diferentes tipos de crampones puede ser influenciado por:

El material:

Aluminio (o similares):
El peso y la resistencia son menores que en los de acero.
Empleados normalmente para esquí de montaña o trekking de altura.

Acero:

El peso y la resistencia son mayores que los de aluminio

El tipo de fabricación y rigidez:

Clásico:

Son articulados o rígidos, aunque hay modelos que pueden ser de ambos tipos según su uso.

De caja:

Perfil del crampón y sus puntas son perpendiculares a la suela, siendo totalmente rígidos.

El número de puntas:

10 puntas: Empleados principalmente para trekking.
12 puntas: Sirven bien para alpinismo

Otros:

Los crampones pueden tener hasta 14 puntas..
La forma de las puntas frontales:
Horizontales: Sirven bien para la nieve dura.
Verticales: Sirven para Hielo, mixto y dry-tooling.
Mixto: Perfil en T, con el fin de tener las características de los dos grupos mencionados anteriormente.
El sistema de fijación:

Automáticos:

Fijan la puntera y el talón con una fijación metálica rígida y con una talonera de presión, tienen una
correa para evitar no perderlo en caso de que se soltara.

Semiautomáticos:

Fijan la puntera mediante una pieza flexible de plástico con un orificio para meter la correa de ajuste, mediante
una talonera de presión fijan el talón.

Correas:

Fijan la puntera y el talón con unas piezas de plástico flexibles, que la rodean haciéndose a cualquier tipo de
bota ya que no necesita punteras preparadas